Una vida común desdramatizada con humor

Amor platónico.

Ayer pasé por un lugar donde sonaba Sade, y me recordó a una historia de amor platónico que hacía bastante no venia a mi memoria. A medida que me alejaba del lugar iba recordando pequeños fragmentos.
Hace unos años mientras estudiaba inglés tenía una compañera llamémosla Candelaria. Eran esas amistades que se desarrollan mientras duran los exámenes, que a veces prosperan o solo se extienden lo que lleva cerrar los libros de gramática hasta el próximo semestre. Candelaria se habia mudado con el novio hacía poco y a pesar de los avatares de la convivencia parecía feliz. Ese año al empezar el curso apareció un profesor nuevo, en parte indio, elegante, atractivo y con una sonrisa perfecta. No pasó mucho tiempo hasta que la mitad de la clase estuviera deslumbrada. Cada vez que finalizaba la hora, él se encontraba rodeado por un grupo siempre femenino, siempre con dudas, algunas tan ridículas que no se sostenían con nada .La idea, en definitiva era que pasara un tiempo explicando lo que fuera , latente la esperanza de que todo derivara en algo más. Desde el dia 1 que lo vi pasar por esa puerta me dí cuenta de que a mi amiga no le era indiferente. No se quedaba despues de clase pero si tenía dibujada en la cara la expresión de haber visto un fantasma: los ojos abiertos, las pupilas dilatadas, con un poco de tartamudeo y algo de color traidor en la cara . También es cierto que desde el dia 1 ella fue la alumna que él distinguió del resto. No había algo en especial o demasiado evidente, era más parecido a una percepción, algo intangible . Quizás se notaba en el momento en que le entregaba alguna prueba, le decía que le encantaba algo que había redactado o cuando le daba la hoja y se detenía apenas un segundo mas del esperado. Él como ella, estaba comprometido con una novia europea que trabajaba en una embajada en Argentina y con la que iba a casarse en su país de origen al que pensaban trasladarse definitivamente. Un día propuso a un pequeño grupo, asistir a una reunión con gente de otras nacionalidades para practicar inglés. Candelaria estaba nerviosa, me dí cuenta desde el momento que entramos y hasta que el se acercó a saludarnos. Empezaron a hablar de cualquier cosa, el tema parecía ser lo menos importante del mundo. Ella no paraba de reirse y él la agarraba del brazo de vez en cuando, como cuando dos personas tienen tanta química que el mínimo contacto se hace imprescindible. El resto nos dábamos cuenta y mirábamos de lejos. Ellos tan apartados de la gente que podrian haber estado en otro lado sin notarlo . Cuando nos fuimos, por primera vez reconoció su confusión, la ansiedad de esperar el próximo encuentro, la culpabilidad que la mordía por dentro si la imagen se le aparecía de improviso o cuando escuchaba una y otra vez la canción de Sade, esa que habíamos analizado una vez en clase. La certeza de que era algo imposible carecía de relevancia alguna. Nada detuvo largas charlas de análisis que siguieron, tan frecuentes en el universo femenino. En esta oportunidad acerca de si era posible estar enamorada y sentir algo por otra persona. Nadie podía despejar el interrogante, no era algo exacto, simplemente si le se lo planteaba, la respuesta estaba a la vista.
Ninguno de los dos dijo una palabra que fuera mas allá de una relación de amistad. La última vez que lo vimos fue unos dias despues de la finalizacion del curso donde nos invitó a una fiesta. Fuimos un grupo de gente, todos sin las respectivas parejas. Cuando nos acercamos a saludarlo, no estaba solo, parada a su lado estaba la novia. No se como intuicion femenina tal vez, inseguridad, por saber que el generaba en las mujeres, o porque entre ellos habia algo que hasta ella percibía aún sin poder confirmarlo, la miró mal y no se despegó de él durante toda la noche. Sin embargo no pudo controlar las veces que la buscó entre la multitud, o las pocas palabras que cruzaron en el jardín. Cuando dejamos el lugar no habló una palabra durante todo el trayecto en taxi, muda, triste y porque no quizás un poco aliviada de que el destino decidiera por ella. Fue una historia de dos personas que se encontraron a destiempo, como tantas otras. Al poco tiempo recibí las fotos del casamiento de nuestro profesor (que nunca le mostré), aparentemente sonriente, atrás muy atrás lo que pudo ser

Anuncios

Comentarios en: "Amor platónico." (8)

  1. Dinorah dijo:

    Escribí pero no aparece nada perdón si aparece repetido. Contaba que no tuve ningún amor platónico maestro pero sí al contrario dos maestros que me tiraron la onda, uno de ellos un señor de edad avanzada que era locutor de radio, era muy obvio me cedía la palabra primero que a nadie, estaba al pendiente de mí y las calificaciones fueron generosas jaja. Todos se daban cuenta porque ni le despistaba, qué incomoda me hizo sentir. También recuerdo a una maestra muy joven rumana guapérrima, viajadísima y leídisíma que llegó y se enamoró de un compañero de clases, pegó fotos de él por todo su escritorio y de ser un tipo de bajo perfil lo convirtió en el príncipe que todas querían, no se sí porque alguien de perfil alto lo volvió prohibido y ahí radica el atractivo pd. viéndolo fríamente el tipo estaba rebien y nadie lo vimos jaja

    • D aparecio en Spam no se porque a veces enloquece, no te preocupes. Me encanto la historia de la rumana!. ¿Como no lo vieron UDs? Lo tenias muero al profesor jaja

  2. Ahhh me moríiii!!!! yo tenía algo “así” con un profesor también… bah, capaz no tan así, capaz era más mi imaginación. Pero me decía “bonita”, nos juntamos un par de veces en un café, y una vez me invitó a tomar un vino pero después se ve que recapacitó que era casado o algo porque nunca combinamos para ese vino finalmente. (ése era el que quería resucitar sshhh) igual nunca pasó nada, todo ha sido histeriqueo simplemente, je.
    Besote siennita

    • Hola Anita!!!. Cuando hay onda te das cuenta. Pero igual mantenete firme o te ato las manos virtualmente 🙂

  3. yo viví un amor platónico..lo hice carne y fue maraviloso, único aunque con el paso del tiempo me doy cuenta que en el fondo fueron como “rescates” o “escondites” cdo no podía más con la realidad…

  4. Marietta dijo:

    Uffffffffffffff. Hermosa historia!!!!! Mi sicologa decía que los amores platónicos está bueno dejarlos ahí. Yo no lo se. Pero que completan nuestro “imaginario” en momentos de embole, lo hacen. Yo tengo la historia con Dr N. Duró 3 años y medio de idas y vueltas, con la consecuencia de su mujer que me acosa por internet en forma anónima. A veces esas “relaciones no consumadas” marcan a fuego muchas cosas. Un beso grande!

    • Hola Mariett!. Gracias. Si es cierto que es mejor a veces que sigan platonicas como si fuera una novela de final abierto. Leí la hierveconejos me mataste, Lo que pasa es que sos la pesadilla de las Glenn de este mundo jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: