Una vida común desdramatizada con humor

Las formas de viajar a mi ciudad natal no son tantas. Una es hacerlo en auto, lo mas conveniente y placentero. La segunda por medio de tren si uno está dispuesto a enfrentarse a lo desconocido, sin horarios viviendo la vida libremente, disfrutando de la brisa fresca de las ventanillas sin vidrios. Hay que estar listo para la aventura y vértigo de lo inesperado (como le sucedió a alguien conocido y hacerlo sentado mientras dos pasajeros se arrojaban huesos de pollo en una hermosa demostración de conducta prehistórica). Una tercera opción es hacerlo en Combi o charter como tambien se lo conoce. El trayecto siempre viene acompañado de una inyección de adrenalina ocasionada por la inquietud de quienes van a ser los que compartan la travesía . Muchas veces, distintos pero con muchas características en comun.
Abróchense los cinturones en dos horas y media aproximadamente llegamos a destino
A) Las Maruchas tempraneras: Llegan siempre una hora antes para garantizarse el asiento. Si ven que alguien eventualmente se acerca al cordón de la vereda donde se supone que estacione el vehículo, mis queridas amigas agarran su valija con rueditas y se instalan, primeras con sus miradas agresivas dispuestas a asesinar a quien pretenda pasar antes que ellas.
Las Maruchas ventajeras. Llegan despues, pasan sin reparos al principio de la fila, aduciendo un problema real o imaginario para obtener el premio del primer asiento individual. Asi las vemos luchar con el cinturón de seguridad hasta que se asemejan a un paquete, enredadas en su propia desesperación por abrochárselo. Estas señoras, muchas veces suben con su bolso ante el temor a posibles hurtos, dejándolos en el paso y haciendo tropezar a los desprevenidos que improvisan bailes de pasillo para no perder el equilibrio. No se privan de le tocarle el hombro al chofer para señalarle que se retraso dos minutos de la hora de partida. Ni hablar cuando las pasan a buscar por la casa, y tardan un tiempo considerable en saludar al perro porque seguro ya las esta extrañando, mientras quedan flotando en el aire los gritos al marido con el listado de cosas que se supone que haga en su ausencia. Les encanta conversar e investigar nuestra genealogía, sin importarles nuestros kits para repeler todo tipo de socialización por medio del uso de libros o auriculares, iniciando el diálogo a toda costa, hasta por señas todo sea para lograr el objetivo de captar nuestra atención.
B-El matrimonio: Viajan juntos y debaten quien quiere la ventanilla. El logra dormirse profundamente pegando un ronquido solitario que sobresaltando al resto y avergonzando a la compañera de ruta, quien le pellizca los labios para que cierre la boca y siempre a punto de revolver la cartera para usar la gotita o cualquier otro pegamento para sellar sus fauces para siempre.
C-La parejita Son los que recien se van a la ciudad y empiezan a vivir solos con la consiguiente anhelada libertad . Entonces él se le tira encima la mitad del viaje, mientras cuenta los minutos para arrancarle la ropa. Normalmente llevan bolsos enormes casi como una mudanza poniendo en un aprieto al chofer quien se abraza a los mismos, casi con amor fraternal para poder cerrar la puerta a presión.
D-Los que hablan sin parar, contando lo último en enfermedades, decesos (que contabilizan prolijamente con parentesco incluído) o policiales, siempre con un tinte de terror y suspenso en el relato. Puede que lo hagan con quien tengan al lado o porque no con el chofer, quien los escucha con un oído y con el otro da rienda suelta a su adoración por la radio AM, que le arranca muchas risas con las ocurrencias de sus imitadores insoportables, atornillando a los pasajeros-padecientes quienes tuvieron el infortunio de olvidarse los auriculares, y tienen que releer la misma pagina del libro tres veces entre los chillidos de fondo. También actúa de recolector de Maruchas perdidas si para en alguna estación de servicio y ellas están en el baño o sentadas disfrutando un banquete de medialunas y creyendo que cuentan con todo el tiempo del mundo para su disfrute.
E– Los adolescentes: Arman picnics improvisados, entre gritos, hacen gala de humor negro, buscando entretenimientos sencillos, mientras le gritan a una camioneta que pasa al lado y que lleva a una chica en silla de ruedas en la parte de atras( terrible pero cierto), y le sugieren entre risas que la lleve de tiro. Despues se dedican a “catar” partes traseras de quienes bajan antes que ellos con acotaciones virulentas y acompañadas de carcajadas a veces involuntarias de quienes lo rodean
F-Los dejame a mitad de cuadra: Son los que nunca se bajan donde se supone que deben hacerlo piden su propia parada o itinerario alternativo, retrasando al resto, quejándose si no descienden en el milímetro deseado de la calle elegida. Son los mismos que se olvidan pertenencias, y corren detras de la combi como dibujos animados para alcanzarla, obligando a un retroceso que fastidia al resto.
G– Los desconsiderados: No tienen edad son los que reclinan el asiento hasta el punto de casi cortarnos la cabeza y dejarnos sin aire y porque no convertirnos en seres de goma con las rodillas casi en la boca o en una feta humana. Los metodos para combatirlos son primero educadamente. En el caso de no obtener respuesta ante nuestro pedido, es aconsejable pasar a la acción directa, nivelando la incomodidad y aplicando un embate que consiste en clavar poderosamente la articulación justo en el punto espalda para que sienta el hundimiento primero tenue y luego con ímpetu. Cuando la rodilla se acalambra puede ser usado el pie si uno no esta a esta altura entumecido y tiene la flexibilidad suficiente para su colocación en la zona de impacto.
Viajar es una lotería, no importa el metodo que se invoque para tentar la suerte, en el delicioso encanto de viajar los compañeros de ruta resisten todas las cabalas.

Anuncios

Comentarios en: "Viaje a lo inesperado o el delicioso encanto de viajar en combi." (24)

  1. Mario dijo:

    Faltan los que viajan con perros…

  2. Mario dijo:

    En realidad, hay dos tipos de combis. Las que salen de paradas fijas y las puerta a puerta. Estas últimas suponen una ventaja cuando uno va a pasar unos días a la costa y alquiló algo. Es más cómodo que te pasen a buscar que viajar hasta Retiro en taxi con gran número de bártulos que deben ser luego descargados y acarreados en la terminal de ómnibus, con repetición en destino. El problema es el regreso. Porque invariablemente hay uno que va a ser el último que depositen en la puerta de su casa después de recorrer toda la ciudad y Gran Buenos Aires. La primera vez que me tocó viajar en una de estas combis, sin tener en cuenta el tiempo que iba a demandar el itinerario de reparto, me hice el generoso y permití que fueran dejando a los demás en sus domicilios. Llegué a mi casa dos horas después de haber entrado a la Capital, transformando un viaje de cuatro horas en uno de seis.

    • En este caso te pasan a buscar puerta a puerta salvo los domingos. Lo primero se hace eterno porque nunca están listos. Para regresar hay paradas fijas pero siempre sufren alteraciones porque todo el mundo decide donde bajar es interminable

  3. Jajajaa Buenísimo Sienna!!! me encanta cómo contás las cosas, siempre a punto justo para hacer reír al lector 😉
    no comento cosa por cosa que me gustó porque tendría que volar a la facu, después vuelvo y me explayo , besotessss

  4. Dinorah dijo:

    Sienna acá los he visto a todos e igual me los banco pero faltan unos con los que no puedo: los apestosos!! y vienen en cualquier género y edad guac!

  5. muy bueno siennita! me morí con las descripciones y aplican a todo transporte semi-público…no mencionaste lo que me toca siempre a mi: justo en el asiento de atrás una madre (abandónica) con un niño en brazos o en las primeras etapas de habla, rompiendo las pelotas todo el viaje, justo cuando pensé “me voy a relajar” me la paso todo el viaje como eliminar a la madre y al niño de un plumazo (cosa que nunca hago, hasta me parece vioento decirle “señora, calle a su cría”.

    es una fija, me pasa siempre! 😦

    • Alelí y las que llevan juguetes con ruiditos?

    • Dinorah dijo:

      Síiii Alelí el crío que llora y la madre que no lo calma ni con valium. Un día era tal aquella sinfonía de lloriqueos que todos veníamos locos, me paro y le pregunto ¿que tiene el bebé? y me dice frío, me quité el sweater y se lo presté para que se lo pusiera porque el niño venía prácticamente en pañales …¿ de viaje? por 3 y media horas no lo puedo creer. Al fin se calmó y todos nos pusimos a dormir.

      • uy chicas! de terror! logran sacarme de las casillas…una vez viajé así con un pibe llorando durando 4 horas! casi mato a la madre (la pobre critatura no tiene la culpa). Dinor! tu salida es mucho más inteligente que la mía…la voy adoptar! gracias!

  6. jajajajaj me mori!!!
    Por cierto no difieren mucho de los personajes de bondi de larga distancia, como el que tomé este fin de semana largo para ir a mis pagos.
    La parejita melosa y que se cree que el bondi es un telo es un clásico que siempre me toca pasillo por medio.
    Te agrego otro, también asiduo de bondis y aviones, “El pateador de riñones”, es el que no se queda quieto en todo el viaje y en cada movimiento te mete un rodillazo en tu parte trasera, teniendo la sensación de que vas a escupir un riñon!!!
    besos!!

    • jaja Mariett esos son la versión aérea de los de la Combi e igual de odiosos( hermoso tu post ) Un beso enorme!

  7. tal cual la descripción! y agrego (con perdón del INADI) al gordito que ocupa su asiento y el 50% del tuyo, al tipo que pretende hacerse el langa y te apoya su pierna o hace el famoso “brazo contra brazo”, a la mina que decide apropiarse del apoyabrazos y te obliga a estar durita para no apoyarte (esto se agrava cuando la otra persona viene medio transpi) y para terminar (y esta la he sufrido cientos de veces!!) a la viejita que ve en vos alguien amable a quien contarle su vida, pero a quien te da mucha verguenza decirle que en verdad sólo querés dormir. en fin. años de viaje en combi dan fe de mi relato. es más, mi madre dice que los conductores le preguntan siempre por mi ahora que no viajo ;P besos Sienna, como siempre, tu mirada es un calco de la realidad!!!

    • Hola Luz!!.(gracias)
      Si lo de los apoyabrazos es tal cual!! La tendría que agregar.Te obligan a un baile frenético para turnarte en el uso y el play boy roces de mariposa me mata jaja.
      La gente grande adora hablar no importa que lleves el set repelente( libro, auriculares), llegan a veces a tocarte el hombro para iniciar la charla nada los detiene. Vos querida que apellido sos? Que sos de?…

    • jaja … tal cual Sienna, una saca auriculares, mira de reojo el libro, pero no se dan por enterados!! lo peor es cuando sacan tu geneología a relucir, o la de ellos que es todavía peor porque no sabés de quien corno hablan!! Por suerte, momentáneamente he acabado con esos benditos viajes, que para colmo tardan horas porque hacen la paradita “para ir al baño” (y de paso, comprar algo) en la estación de servicio con la que están entongados. uf a la ene……..

      • Si la paradita y el chofer contandolos porque se les perdio uno jajaj

      • siiiiiiii… que es el que se quedó comiendo un sandwich y se olvidó que lo estaban esperando… ahhh… la actitud de desprecio y los retos cuando pasa por el pasillo de la combi jajaj

      • jaja Y ni te cuento el que lo pasan a buscar y tarda 15 minutos en salir.

      • a esos dan ganas de pegarle un correctivo para que aprendan a respetar el tiempo de los demás…. Eso sí, no podés negar que de tanto pasar a buscar gente no has conocido Buenos Aires de norte a sur y de este a oeste!!!

      • Si eso sí jaja

  8. que geniaa!! es TAL CUAL! cuando vngo del centro para el far west me tomo un 57 rapido que sale de once (que era un lujo exclusivo hasta que intervinieron los trenes y se convirtio en un bondi del pueblo…atestado de gente que come tutucas y garrapiñadas todo el tiempo) el chofer grita “hayy lugar solo paradoo” las maruchas empiezan NO TE SUBO SI NO ME SIENTO NONONO NO SUBO… y yo desde el final de la fila me cuelgo el bolso, me cruzo la cartera, agarro los apuntes facultativos y grito YO SII SUBOOOOOOO! y viajo casi a upa del chofer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: