Una vida común desdramatizada con humor

Si hay algo que uno tiene que aprender de las delicias de vivir en las ciudades es a lidiar con este personaje vidrioso. Él es el “Señor se los Consorcios”, dueño de frases que desgrana como cuentas de un rosario y que forman parte de nuevas formas de dominación moderna: ” Por ahora estamos viendo”. “Hay que analizar el presupuesto”.” Mandé una nota”.”Estoy estudiando el tema”.”Ya avisé a alguien”, forman parte de su cuidadosa puesta en escena.
Es un auténtico mago en el arte de inventar excusas y evitar a los vecinos molestos, sus súbditos a los que cataloga ordenadamente en sus carpetas personales. El del primero: rompe. El del segundo: a favor. El del tercero: metido. El del cuarto: es el rey de la carta documento. Una vez que el arma sus ficheros traza sus estrategias para actuar en consecuencia, mientras que con su lapicito dibuja y arregla las cuentas de la doble facturación, las que lleva adelante con su séquito enorme de pintores, gasistas y cerrajeros.
No se debe subestimar su enorme poder de imaginación para hacer frente a los problemas que le acarrean las posesiones que están a su cuidado, como por ejemplo: aconsejar llamar a los bomberos si un vecino coloca una parrilla prohibida y el humo se cuela por todos lados, o quizás elaborar una compleja teoría acerca de como se originaron los hongos por humedad exterior . Él hace volar su inventiva acerca de su creación, con elucubraciones complejas de paredes que se contraen y humedad que toma el control como si habláramos de una colonización extraterrestre de seres mutantes cuya aparición es siempre nuestra exclusiva culpa.
El “Salvador” magnánimo edilicio promueve el diálogo con los vecinos, quienes prestan muy poca atención a la paz y el amor del reino, cuando entonan sus canciones elegidas en base a su desgraciado gusto musical
Su ejército de mano de obra logra maravillar a cualquiera por la magnitud de sus vastos conocimientos y porque no su carencia de responsabilidad. Desde mirar una pared hipnotizados, brocha en mano y a punto de llorar sin saber porque volvió a brotarse, hasta la espera a las que nos someten, los horarios incumplidos y las obras sin terminar. En su afán de mostrarse pro-activos ellos realizan su despliegue táctico en las distintas áreas de los departamentos al mismo tiempo, sin embargo lo que nunca se sabe es cuando van a replegar sus herramientas, sometiéndonos a un estado de súplica para que finalicen con la toma de nuestros hogares, en otra forma de sometimiento sutil
En las intrigas palaciegas no hay que dejar de lado su secretaria la consejera de la Corte, que lo sabe todo con su tono cortante y fastidiado, seguramente acompañado con ojos que miran al cielo, pero cuidadosamente adoctrinada en el curioso arte de decir NO disfrazado de promesas inconclusas. Ellas niegan sistemáticamente la presencia de su “Majestad” aunque alcancemos a escuchar su voz a lo lejos cuando alguien intenta comunicarse telefónicamente. Como un robot programado repiten sin cesar “Le voy a decir” y “Se está ocupando buscando presupuesto” que se parece a una canción que se suena incesantemente y ya nadie quiere seguirle el ritmo.
No hay que subestimar el poder de auto-control de este nuevo rey citadino. Es un reflejo de las materias que le enseñan durante su preparación :”Inmutabilidad” y “Caras de Nada”, típicas de su estirpe, a las que recurre cuando se le plantean las quejas de lo no resuelto. Se sabe que él no recibe alabanzas pero ante eso no responde, porque su religión “Expensas”, la única de la que es devoto y a las que debe el grosor de las arcas del reino. Su fé le impide romper lanzas , mientras los ocupantes hartos de sus manejos entran en una posesión digna de agua bendita. El administrador, en cambio no dice nada, se lo reserva para cuando sus administrados cuelgan y las risas ante su desborde resuena en las paredes de su oficina.
Nadie genera tanto rechazo como cuando el envia el resumen mensual. Ahí se despiertan la oposición a sus políticas . Como la vecina “Rubro” que analiza milimétricamente los gastos, los compara con el mes anterior cree ver conspiraciones secretas y favoritismos y muchas veces lo somete a un interrogatorio que lo ofende en su buen honor y logra moverlo de su eje , solo por unos instantes. El administrador sabe que su fuerte es en el que paga y no reclama y a ese miembro le derrama los dones de los arreglos prometidos, mientras al otro lo flagela con todo tipo de demoras que lo llevan al límite. Se sabe que encantan los secretos porque las paredes escuchan y la información es poder. Para ello utiliza el servicio secreto de la portería, que le trae los datos de como, cuando , donde y porque, todo sea por el voto que quizás salve sus destino.
Removerlo se convierte en una lucha sin cuartel donde mientras en las reuniones de consorcio la gente se desangra con sus vecinos y brotan los desagrados personales, él mira de lejos, la mirada perdida, y una semi-sonrisa, está más allá, en su balcón lejano entretenido, sumando y restando, enfrentando un nuevo mes que le traerá mayor prosperidad.

Anuncios

Comentarios en: "GALERIA DE PERSONAJES DESAGRADABLES 2: EL ADMINISTRADOR DE CONSORCIO." (21)

  1. Anónimo dijo:

    Sienna este personaje en mi país refleja la burocracia que abunda. Lo encuentras en cualquier lugar público pero también en muchos privados. Son incapaces de resolver algo y en cambio tienen el don de obstaculizar todo y quitarle la paciencia a los santos. Son metiches (que se meten en todo) pero no se ocupan de nada, me he topado con decenas en mi vida y antes no hacía nada pero ahora voy y me quejo con el dueño o el jefe, así me tenga que demorar un poco más, a ellos les encanta hacernos enojar ok pero no seré sola ellos también tienen que quedarse con algo de sus conductas y denunciarlos es el único camino viable para exterminarlos. Beso!!

    • Hola!
      Si tal cual yo conocí muchos pero comparten los mismos hábitos. La burocracia acá es lo mismo y sí en lo posible cuando se puede es bueno hacer algo. Un beso enorme!

  2. la materia “Caras de Nada”… morí de risa!! es que es tal cual!! esa, y “cómo parecer proactivo mientras se rasca los huev…” deben ser las materias obligatorias de toda la carrera jaja besos Sienna!!!

    • Hola Luz!. Sabés que cada vez que pago las expensas le están diciendo de todo por teléfono y el nada , lo envidio . Pero creo que en el curso los deben medicar no se como hacen para el auto-control jaja

      • Es que ahí entra la otra materia que mencionabas, “Inmutabilidad”, que combinada con el sistema “Homero” para lograr que cuando les hablen puedan pensar en otra cosa, produce los efectos “cara de nada” que son la envidia de todo inepto que se precio 😉 besos!!

      • “que se precie” quise decir. el sindicato de administradores de consorcio me está saboteando el teclado!!! lo que pasa es que en el fondo yo quiero ser como ellos jaja hay que tener ese arte para pelotear a todo el mundo eh!! en-vi-dia-ble. besos!!

      • Si Luz tal cual! y ni hablar de la doble contabilidad jaja

    • “doble contabilidad” no, alumna Sienna. “contabilidad creativa”. vuelva en marzo o cambie de carrera si no sabe llamar a las cosas por su (otro!) nombre 😛

  3. Marietta dijo:

    Buenísimo!!!! Yo me aburrí de las reuniones de consorcios…al administrador de ahora, después que hicieron toda una movida para echar al anterior, ni le conozco la cara. Administraba el edificio de una compañera mía de laburo, y ella dice que es un ladri.
    La verdad, es que después de un par de reuniones donde más del 50% son abogados que tienen el estudio en este edificio, me aburrí de escuchar “doctor esto”, “doctor lo otro” y me mandé a mudar.
    Por suerte hasta ahora no tuve ningún problema serio…

    Besos

  4. sienna, veo que tenés un estudio profundo sobre estos personajes.
    uno de los pocos beneficios de no ser dueña es que no estás al tanto de estos pormenores, ni pienso estarlo. se pelean, se odian, no se saludan pero yo hago la gran “no sé de qué me hablan” y me las tomo.
    estoy cansada de los quilombos, de los grupos humanos que no llegan a ningún lado y de las discusión por X cuando en realidad el problema es Z…
    feliz martes!

    • Yo me doy muy poco con los vecinos imaginate Aleli que naci en una ciudad chica lo que menos quiero es chusmerios edilicios . Ellos igual saben todo de uno son insoportables!

  5. Ay Siennita! qué martirio estos hombrecitos, pero ni te cuento lo que es LA administradora de mi edificio… es el demonio, lo juro, doy fe! imaginate que mi abuela le tiene miedo… y mi abuela no le tiene miedo a la gente comunmente….
    Esta sra…. es un horror, no sé cómo describirtela para que te la imagines, pero doy fe que es un horror de maldad!

    • Anita yo detesto a la secretaria del Adminstrador es tan soberbia que se cree que es ingeniera, abogada, exterminadora de insectos polirubro

  6. Por suerte acá no hay muchos edificios con porteros, así que zafamos bastante, pero es destacable la inutilidad de estas personas!
    Sienni vi “the woman in black” y me fascino!!!!!! Graciassss!
    Fijate si podés mirar “Mientras duermes” Es de suspenso, española, y trata justamente de un portero!
    Besote

    • Hola Chivi!! Me alegro que te haya gustado, hasta yo que no soy muy miedosa me sobresalte un par de veces y ni te digo el que estaba con los pochoclos al lado mío jaja. Vi las colas de esa película el día que fui al cine la voy a buscar.

  7. Mario dijo:

    En el segundo departamento que alquilamos con mi señora (al que llegamos de una manera insólita – merece párrafo aparte), la administración del edificio estaba a cargo de una pareja… gay. Pero no eran gays jóvenes, eran dos señores grandes, posiblemente jubilados. Y no vivían en el edificio sino en el de enfrente, justo a la altura del que alquilábamos nosotros. Como pasaban buena parte de sus vidas en el balcón, o si no en el living que tenía amplios ventanales y no usaban cortinas, era imposible no enterarse de qué hacían de sus vidas. Admito que en esa época (hablo de hace más de 20 años) uno tenía más prejuicios sobre el tema, pero una cosa que me llamó la atención era cómo estaban bien marcados los roles masculino y femenino en la pareja. Uno de ellos (parecía el mayor o quizá era que el otro cuidaba más su aspecto, su pelo, su piel, etc.) siempre se lo veía sentado en un sillón leyendo el diario. El otro, impecable con su medio delantalcito, se dedicaba a la limpieza del hogar y la cocina. La pareja perfecta.

    • Hola Mario!. Se te extrañaba! Me encantó!
      Nadie tiene experiencias edilicias como vos. Tendrías que escribirlas. Como olvidar la maquina de humo? jajaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: