Una vida común desdramatizada con humor

Introducción: El juego del TEG (1) propone un conflicto. Cada jugador tiene un OBJETIVO SECRETO a cumplir, que se le asigna por azar y los jugadores desconocen. Para cumplir con su objetivo (ocupar cierta cantidad de países o destruir a otros bandos) el jugador deberá ampliar sus dominios y reordenar sus fuerzas, lo que exigirá emprender ataques y defenderse de ataques adversarios; agrupar y desplazar ejércitos; concertar pactos con otros. Junto a los OBJETIVOS SECRETOS existe también un OBJETIVO COMUN a todos los jugadores: ocupar países. El jugador que es el primero en cumplir su objetivo secreto o el objetivo común, gana el juego.
El creador del TEG probablemente no tuvo en cuenta que sus estrategias iban a ser usadas en el transporte público, un verdadero terrritorio fértil para los conflictos.
El Objetivo común: Es la conquista del territorio “ASIENTO”, para ello es necesario evaluar con una ligera mirada el campo de guerra y el enemigo (pasajeros sentados). Se realiza entonces una exhaustiva labor de inteligencia. Nos colocamos a su lado para tener tener una mejor visión y analizar cada uno de sus movimientos y potenciales lugares de desembarco.
Las técnicas militares para la iniciación de las hostilidades que pueden ser útiles son, a saber:
a) Hacer una leve presión con la cartera y/o bolsa que este en nuestro poder sobre el rival adherido con la gotita al asiento, esta técnica psicológica aplicada al enemigo acrecentará su disconformidad y sus ganas de retirarse del territorio antes de lo previsto.
b)Objetivos de destrucción :Invasión física: apoyar suavemente la mano en los cabellos, para que a través de pelos arrancados sienta nuestro poder de seres enviados por potencias desarrolladas. Un pisotón leve no se le niega a nadie, eso le va a dar una idea de la magnitud de nuestra supremacía.
c)Objetivos de ocupación: Siempre estar atento a la totalidad del espacio a ser conquistado para evaluar otras alternativas de invasión y posibilidades de alcanzar, un nuevo asiento inesperado para nuestras tropas.
Los enemigos no solo están ocupando el territorio, también van parados junto a nosotros, camuflados de pacíficos y desinteresados viajeros, pero en verdad los alienta el mismo deseo de conquista. Sus técnicas varían, pueden zambullirse (técnica natación) o tacklear (técnica rugby). La mejor forma de neutralizarlos es con un leve movimiento de caderas, deslizándonos para lograr llegar al objetivo y conquistar el asiento, siempre ayudados por codos armados de munición pesada.
No ignorar al espía, ese enemigo que se asoma una y otra vez detrás de los pasamanos que se encuentran cerca de la puerta del colectivo, no son “inocentes”, están listos para atacar.
Es crucial en este caso utilizar otra técnica para lograr que nuestra cara sea de POKER, para nunca revelar nuestras intenciones, más aún es vital estar con todos los sentidos alertas. No debemos olvidar nunca a los topos, los infiltrados, según últimos relevamientos toman la forma de apoyadores seriales para distraernos de nuestro objetivo de conquista. No hay que perder de vista que nuestros objetivos muchas veces se ven nublados por la fuerza de sus embates. No desprecien la posibilidad de presencias el reino animal en forma de “caballos” que uno cree son amables, pero que jamás van a ceder territorio alguno.
Y siempre tengan en cuenta la máxima que dice: “No es sólo el azar lo que decide las batallas, sino también, y fundamentalmente, la inteligencia táctica y estratégica del jugador para disponer sus fuerzas”. Luego solo cabe deciros: ¡Adelante mis valientes!
(1) TEG o Plan táctico y estratégico de la guerra (su nombre completo) es un juego de mesa argentino, lanzado originalmente en 1976. Está basado en las reglas del clásico y popular juego Risk con algunas diferencias(Wikipedia)
REGLAS DEL TEG, REGLAS DE JUEGOS, INSTRUCCIONES
http://www.hispanosnet.com/reglas_juegos/reglas_teg.html

Anuncios

Comentarios en: "El juego del TEG viaja en colectivo" (26)

  1. ajjajaja buenísimo!

    ejercí todas y cada una de ellas!

  2. yesi(aymidios) dijo:

    no he tenido la posibilidad de usar las estrategias explicadas xq en pequeña ciudad pequeña no hay colectivos,pero las tendre en cuenta si cambio de residencia.besito!

  3. Mario dijo:

    Si voy sentado, esas tácticas solo van a conseguir sacarme una expresión facial cercana al odio. Y el punto (b) será en vano. Primero deberías encontrarme los cabellos para poder ejecutar el operativo. De un modo u otro, la tierra conquistada no será negociada.

    Y si voy parado, te agrego un punto absolutamente estratégico, basado en sutiles técnicas de inteligencia. Cuando uno viaja todos los días, a la misma hora, en la misma línea, hay que ir memorizando caras, uniformes escolares o de trabajo. Así uno ya sabe: aquel se baja en Córdoba y Thames, aquella de uniforme verde en el Durand. Esa piba va hasta el Misericordia, tardará mucho en bajar… Y luego, obviamente pararse al lado de quien baja primero. No será fácil. El enemigo recurrirá a técnicas similares. Habrá que luchar a brazo partido (o a codo blindado) para alcanzar el primer objetivo, la cabecera de playa. Y luego sí, cuando el ejemplar que va sentado llegue a destino, deslizar las caderas en dirección inequívoca hacia el asiento.

    Muy buen post. Podríamos decir que pertenece a la “crónica diaria”.

    • Gracias Mario! Maravillosas tus técnicas, me encantaron jaja. Si no tenés cabellos no importa, tengo un leve pisotón para vos si te sirve .(Me encantaría que me reveles más secretos de técnicas militares sobre ruedas los enemigos siempre se superan a sí mismos).

      • Mario dijo:

        Hace algo más de un año que he vuelto a convertirme en automovilista, así que no tengo muy presentes todas las técnicas y tácticas de aseguramiento del asiento a bordo de un medio de transporte público.

        Pero exprimiendo las neuronas, recuerdo la importancia de no dejarse seducir por los asientos de adelante. Lo mejor es atravesar todo el colectivo buscando los mas seguros de atrás, aquellos que no serán reclamados por embarazadas, ancianos, discapacitados y/o señoras con chicos. Es más, aunque no haya asientos al fondo, conviene seguir de largo. Más temprano que tarde alguien se bajará. Pero cuando suba un anciano reclamando para sí un asiento ya no quedarán asientos libres ni próximos a liberarse atrás.

      • Mario yo no sé manejar y gracias a eso creo que liberé a la ciudad de alguien muy peligroso, ya que soy muy distraída. El colectivo y el subte son como circos sobre ruedas(yo también participo), para que la experiencia en taxi merezca ser contada tenés que dar con un taxista adecuado.

  4. Crai dijo:

    Te olvidás de la estrategia de “adormecimiento de tropa”: cuando no queremos dar el asiento y nos hacemos las dormidas. Confieso que lo he hecho un par de veces, cuando vengo tan cansada que la culpa me chupa un huevo.

  5. Routeless dijo:

    Jajajaja excelente!! Lo practico todos los días. Es importante saber reconocer a los enemigos para disputarles el objetivo asiento y descubrir, mediante pistas que suelen darnos, cuál es su destino. Ej, yo que viajo en el 106 sé que los que van de ambo probablemente bajarán en la zona de Facultad de Medicina; las parejas con criaturas se dirigen probablemente al Hospital de Niños; los que van vestidos de oficina seguramente no bajarán hasta llegar a Plaza San Martín, y los que suben con valijas es obvio que llegarán al final de recorrido: Retiro. En pos del objetivo no hay que descartar tácticas un poco sucias, como hacerse la embarazada o la enferma. Todo vale.
    http://www.youlazylady.blogspot.com

    • El estudio del enemigo es fundamental . Si me dan el asiento porque parezco embarazada sin estarlo me coso la boca para siempre jajaj

      • Mario dijo:

        Eso vi que le pasó a la actriz Paula Canals hace unos meses arriba de un 168. Por si no la ubican es una chica flaquita como un palo. Se ve que ese día andaría con algún problema de tránsito intestinal, lo que le provocaba medio centímetro de hinchazón de vientre. Suficiente para que una señora se esforzara por cederle el asiento, a pesar de que ella le insistía con que “era gordura nomás”.

      • Ay Mario me muero si me pasa eso!.Es fatal para las dos partes.¿Como se sale de un momento así?.Me mató la pobre chica dando explicaciones adelante de toda la gente jaja

  6. Mario dijo:

    Esto que voy a contar me ocurrió hace muchos años, siendo adolescente, en los viejos ómnibus Leyland (por favor, no sacar cuentas sobre mi edad). En esa época todavía no había entrado en la onda de la lucha a muerte por un asiento.

    Subo al ómnibus y quedaba un asiento libre adelante de todo. Lo ocupo. Unas diez o doce cuadras más adelante sube una anciana a quien le cedo el asiento. La señora se niega, me dice que no importa. Yo insisto hasta que casi la empujo sobre el asiento. Logrado el objetivo, me doy vuelta con la camisa a punto de reventar de tanto orgullo por la obra de bien llevada a cabo y dispuesto a enfrentar la caras de consentimiento del resto de los pasajeros… cuando descubro que había no menos de 15 asientos libres. La mayoría se había bajado en una parada intermedia y yo no me había dado cuenta.

    • jaja Igual Mario, es un orgullo que todavía existan caballeros porque lo que hay es caballos y muchos

    • Dinorah dijo:

      Mario con todo y el fallido, eres un caballero… seres en extinción sniff 😦

      • No se en México pero acá realmente ya quedan muy pocos como Mario lamentablemente.Besos

      • Mario dijo:

        Gracias por tanto elogio. Pero noten que hablo de adolescencia y ómnibus Leyland. Long time ago…

        Bueh… no, sigo siendo caballero (cuando no me duelen mucho las piernas, ¡jajajaja!)

      • Mario, el que es caballero sigue siéndolo siempre, que suerte que todavía existen, y como ves a las mujeres nos siguen gustando

  7. Dinorah dijo:

    Sienna que risa.. recuerdo otras estrategias? que odiaba pero yo misma las hacía, una es que nadie quiere ir sentado en la ventana a menos que el viaje sea muy laargo e incluya dormirte, y siempre el asiento del pasillo esta ocupado ; es muy molesto tener que pedir permiso para sentarte y tomar el asiento disponible, acrobacia que expone tu trasero a la cara de la estatua viviente que va sentada que ni por equivocación se mueve, ¿me expliqué? .. voy a leerlos a todos. Besos Sienna.

  8. Julieta dijo:

    Muy bueno, Sienna! Las leo siempre en Ohlalá. Soy del lado oscuro pero de las silenciosas o las ocultas. Beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: